lunes, 13 de agosto de 2012

Internet y el declive de la televisión

Freelance audiovisual. Internet en la television


Hubo un tiempo en que las televisiones generalistas se repartían casi el total de la audiencia audiovisual (la radio siempre ha tenido un carácter marginal desde la entrada de la televisión). Poco a poco se fueron introduciendo los canales temáticos. Estos conseguían retener a un público más interesado en ciertos contenidos más especializados que los ofrecidos por esas televisiones generalistas. Estos contenidos premium eran "sustentados" por la suscripción de los clientes (espectadores).

Más tarde llego la TDT, que quiso ser "la revolución tecnológica" del momento y se vendió como un dinamizador de la industria audiovisual (mejores contenidos, más producción, etc, etc). Todo falacias...

Actualmente "la caja tonta" vive un momento difícil, no solo por la crisis, si no porque este modelo televisivo es insostenible. El "pastel" de la publicidad ha tenido que repartirse entre un número mucho más grande de "comensales", lo cuál hace que cada uno de ellos toque a menos en dicho reparto. Eso a su vez ha repercutido en recortes presupuestarios y por consiguiente en la calidad de las producciones.

Más haya incluso del tema de la calidad, el verdadero problema es el descenso del interes del público en general por dicho canal de entretenimiento. Un canal de comunicación unidireccional que va perdiendo seguidores y que ahora están volcados en internet.

Enrique Dans lo radiografía muy bien en su artículo sobre este tema y tomo un párrafo literal:
La dirección que sigue el tema es clara: incremento progresivo de la oferta en la red. El cord-cutter ya no se siente como un paria que se lo pierde todo, sino que tiende a tener acceso a cada vez más alternativas, muchas de ellas vinculadas a modelos comercialmente viables. Es, simplemente, una cuestión de tiempo que, como comentábamos hace unos días, empecemos a ver el modelo tradicional de la televisión como una cosa del pasado. Si no se produce por decreto, acabará teniendo lugar de manera natural. Mientras algunos siguen obsesionados con controlar la televisión de toda la vida como cuando había un solo canal, todo indica que las tendencias de consumo van a terminar apuntando en otro sentido.
Cabe señalar que esta tendencia tiene un lógico componente tecnológico, que en España las autoridades no quieren ni siquiera valorar:

Internet ya permite unos anchos de banda enormes como para poder consumir vídeo en HD junto a bandas de información extra. Google ha lanzado un piloto en Kansas (EE UU) Google fiber que por 70$ ofrece 1GB simétrico (de subida y descarga). Hay que mencionar que en España el máximo está en 100Mb de bajada y 10Mb de subida en operadores con red propia de fibra óptica. Si no tenemos más no es porque no haya capacidad, si no que el problema son las compañías de telecomunicaciones. Este lobby está encantado de no tener que invertir y cobrar casi lo mismo que Google fiber por su servicio de..., mejor no lo defino.

El otro componente implicado en este declive de la televisión es el sistema de emisión tan poco eficiente que necesita la TDT y su consumo de espectro radioelectrico. En UK el gobierno tiene un estudio sobre la mesa que insta a eliminar la televisión convencional y trasladar sus contenidos a internet. Esto liberaría el espectro radioeléctrico para desarrollar servicios de telefonía móvil.

Con todo lo anterior solo queda despejar X (como dicen los matemáticos); el cambio de las ondas a internet es imparable y ya se está produciendo. Esto tiene que hacernos ver que los modelos de negocio están cambiando y los contenidos también. Nosotros, como profesionales del sector, tenemos que estar pensando ya en estos cambios si no queremos quedarnos fuera...